Somos una sociedad de mujeres emprendedoras: estas son las conclusiones del informe PKPP Lewiatan. Aunque el número de empresas gestionadas por mujeres en Polonia sigue siendo inferior al número de empresas «masculinas», el espíritu empresarial entre las mujeres está dominando nuestro país a escala europea. El 35% de las mujeres empresarias polacas trabajan por cuenta propia. No hay diferenciación en la actitud hacia la creación de negocios entre hombres y mujeres. Tanto para hombres como para mujeres, las barreras más comunes en el desarrollo de la empresa han sido: costos laborales no salariales demasiado altos, dificultades para obtener nuevos clientes, trámites financieros complejos, procedimientos demasiado complejos, trámites que requieren mucho tiempo en referencia a la emisión de permisos o Licencias, y variabilidad en la legislación laboral. En el caso de la dificultad de acceso a los recursos económicos (según el 12% de los empresarios tanto hombres como mujeres), a menudo se señalaba la condición de elevadas garantías requerida por los bancos, que es difícil de cumplir, especialmente para una pequeña empresa. La notable diferencia de barreras en la gestión de una actividad comercial, indicada por hombres y mujeres, está referida al condicionamiento de la vida familiar y las responsabilidades de cuidado de los niños pequeños. Las mujeres con más frecuencia que los hombres señalan a un acceso limitado al cuidado institucional de los niños.